miércoles, agosto 16, 2017

La historia de los legisladores antivacuna homeópatas en la Argentina

Cuando la ignorancia es grande, fácilmente la gente es engañada.
El tema surge cuando los que son engañados (o son participes del engaño) son nuestros representantes: los legisladores de un país.

Ese fue el caso que surgió en Argentina. A fines de Junio del 2017 se debatió en las redes sociales sobre un proyecto de ley presentado por la legisladora Paula Urroz en el cual la vacunación se transformaba en algo opcional por parte de los ciudadanos.

A ver, analicemos un poco.
La vacunación tiene la finalidad de proteger no solo al individuo que se la aplica sino a toda la población, es decir protege aspectos de la Salud Pública.
Si todos nos vacunamos hacemos que la población en general sea menos propensa a enfermarse.

Es ahí donde deja de ser un acto individual y pasa a ser algo colectivo en pos de toda la sociedad.

Bueno, los medios han tomado el debate y muchos médicos describieron el problema de hacer "opcional" la vacunación.

Los legisladores que avalaron esto, según la información de la entrada de Javier Smaldone, son los siguientes:
  • Urroz, Paula Marcela.
  • Acerenza, Samanta María Celeste.
  • Villavicencio María Teresita.
  • Nuñez, José Carlos.
  • Schmidt Liermann, Cornelia.
  • Barletta, Mario Domingo.
  • Hernández, Martín Osvaldo.
  • Goicoechea, Horacio.
  • Wisky, Sergio Javier.
  • Wechsler, Marcelo Germán.
  • Lopardo, María Paula.
  • Pretto, Pedro Javier.
  • Sorgente, Marcelo Adolfo.
  • Raffo, Julio.
  • Poggi, Claudio Javier.
  • Conesa, Eduardo Raúl.
  • Martínez, Ana Laura.

Lo interesante de todo esto es lo que está detrás. En el fondo, la ignorancia de la gente y sus enfermedades terminaba siendo un nuevo negocio para una gran estafa de la homeopatia (una pseudociencia).

lunes, agosto 14, 2017

10 cosas que debes hacer para que tu trabajar en equipo sea tremendamente ineficiente

El trabajo en grupos de trabajo es muy enriquecedor, pero  ciertamente muchos no lo consideran así, y empiezan a tomar actitudes egoístas sin tener en cuenta que se perjudican a ellos también.



Una lista de NO recomendaciones al trabajar en equipo. Es decir, cosas que nunca deberías hacer, pero que (por desgracia) se  hacen frecuentemente:

  1. Arma tu "quintita": aprende a hacer algo pero que solo tu lo puedas hacer y nadie más. Todos dependerán de vos. No habrá independencia y te asegurarás tu trabajo.
  2. Genera la necesidad: no hay nada mejor que la gente sepa que necesita de vos. Para eso, puedes apagar uno o dos servidores de vez en cuando, total nadie entiende del tema.
  3. ¡No Documentes!: documentar es para gente que quiere compartir su conocimiento en pos de la mejora de todo el grupo de trabajo... ¡uds. es egoísta!, revise el punto 1.
  4. No hagas las cosas de inmediato: ya que si así lo hace le pedirán que tenga el mismo tiempo de respuesta ante incidentes similares. Demore más de lo necesario para que aprendan a valorar tu trabajo.
  5. Nunca explique lo que hace o como soluciono el problema: no vaya a ser cosa que luego lo puedan resolver solos.
  6. Cobre según el cliente: porque nosotros somos más listillos que ellos y sabremos que nunca se darán cuenta si hacemos estos cobros diferenciales.
  7. Utilice palabras técnicas: sirve para que el cliente piense que sabemos mucho.
  8. Di las cosas, pero no de forma completa, que tus compañeros no terminen de entender como se hacen las cosas: así siempre nos volverán a preguntar.
  9. Muéstrate colaborador cuando te vean los superiores: por supuesto que ellos tampoco se darán cuenta, porque nosotros somos más inteligentes que todos.
  10. Nunca piense en el cliente, solo piense en uds: porque como nosotros somos indispensables no vale la pena pensar en la calidad del servicio.
 Así que fácilmente con esta pequeña lista podrás ver como la empresa donde trabaja se desarrolla de forma muy lenta en comparación de otras donde la información fluye y realmente se trabaja en equipo considerando que TODOS ESTAMOS EN EL MISMO BARCO.

miércoles, agosto 09, 2017

Malware en GNU/Linux

Uno de los grandes mitos informáticos es que en GNU/Linux no hay malware. La realidad es que esto no es así. En este sistema operativo hay malware. En otras palabras, cualquier sistema operativo puede ser susceptible a tener malware.

Se entiende como malware a cualquier programa "mal intencionado" es decir, que no hace las acciones esperadas o deseadas por los usuarios.

Linux no es la excepción, pero hay dos factores interesantes a considerar de porqué esto no sucede.

En primer término el sistema operativo no es usado de forma tan masiva como si lo son los sistemas de Microsoft (Windows), esto hace que para los atacantes no sea tan atractivo atacar sistemas operativos Linux.

Por otro lado hay otro factor a considerar. Dadas las propias características de como se estructura el sistema operativo desde su diseño, así como los sistemas de permisos en el sistemas de archivo, hacen que (en caso de que se use de forma correcta) sea bastante complejo que el malware genere ataques efectivos.

¿Pero porqué se dice "en caso de que se use de forma correcta"? Pues porque se debe contar con cierto conocimiento para poder hacer las cosas bien. Esto, por ejemplo, implica que cada aplicación que ejecuta un "daemon" lo realice con un usuario propio sin privilegios especiales, de esta forma nos aseguramos que solo podrá acceder a los lugares del sistema que debería acceder. Un error muy común es ver servicios ejecutas como "root".

En resumen, no hay que confiar ciegamente en cualquier programa de Linux, como tampoco en cualquier otro sistema operativo.

Una cuestión interesante es que los sistemas GNU/Linux soportan el comando chroot el cual permite "enjaular" un proceso para que no afecte al resto del sistema.

A su vez existen programas antivirus como ClamAV como antirootkit como rkhunter.
Recibe las actualizaciones en tu correo